Suprimiendo la toma nocturna

bebe cuna

Hoy os voy a contar como hemos eliminado la toma nocturna y como nos ha ido.

Como yo expliqué la última vez que hablamos del sueño nocturno, Raúl dormía dos periodos de 6 horas. Le dabamos un biberón a las 2 de la mañana y aguantaba hasta las 8.

Una semana antes de cumplir los 4 meses tuvimos la cita con el pediatra y este nos dijo que el peque ya era mayor para seguir pidiendo por la noche, que a esta edad los niños ya están preparados para dormir más horas y comer cada más tiempo. Además nos metió en la alimentación de Raúl cereales sin gluten y nos explicó que un buen truco para que durmiera más era,en el último biberón, darselos con leche.

Así que así empezamos a hacerlo. A las 12 cuando nos acostamos la primera noche le dimos un biberón con los cereales que el pediatra nos había indicado y rezamos por pasar una buena noche.

Evidentemente no fue así. Las primeras noches Raúl se despertaba a la hora que le tocaba comer, aun que no tuviera hambre, por que había recenado hacía apenas dos horas. Y el resto de la noche estaba algo despistadillo, se despertaba a ratos. Lo que hicimos fue, igual que hasta ese momento, dormirle cuando se despertaba a deshoras.

De esta manera en apenas una semana Raúl se había adaptado y no se despertaba hasta las 7 de la mañana. Despertándose a esas horas estuvo otra semana más o menos, pero siendo persistentes conseguimos que se durmiera hasta las 8:30.

En este tiempo también hemos tenido el cambio de hora, que no se como lo habrán llevado vuestros pequeños, pero a Raúl le ha costado otra semana adaptarse.

En esta semana tuvimos un problemilla, y es que se nos quedó el cargador del intercomunicador en casa de mis padres, así que tuvimos que volver a meter a Raúl en la habitación. Lo hemos tenido dentro apenas 3 días, a pesar de no tener el cargador.

Os explico: En esos días desde el cambio de hora, Raúl estaba descontrolado totalmente, y se despertaba entre 2 y 4 veces por noche. Coincidió que como os digo estuvimos en casa de mis padres y allí el peque duerme con nosotros en la habitación. Así que podeis imaginaros, que cuando el se despertaba nos despertabamos los 3. Y cuando vinimos a casa igualmente, dormiamos todos juntos. Pero cuando se despertaba, no lloraba ni nada, sólo charlaba un poquito y le cogíamos y le dormíamos… Hasta que me dí cuenta que no me necesita para nada. Él se despierta y puede estar en la cuna tranquilamente el tiempo que le lleve volver a dormirse. Lo que pasa que teníendole a mi lado, yo no podía dormir, así que creía que necesitaba mi ayuda para conciliar el sueño.

Cuando me he dado cuenta de que no era así lo he visto claro. Raúl a su cuarto.

Así que le llevamos de nuevo a su habitación hace dos noches, sin intercomunicador, pero evidentemente con las puertas abiertas. Y el resultado ha sido genial.

Es posible que se despierte a media noche, pero el mismo concilia de nuevo el sueño y no protesta en absoluto. Quiero que quede claro que cuando protesta o hace ruidos nos despertamos y le oímos. Os lo digo por que cuando se despierta por la mañana, que lo hace de lo más contento, me entero y me levanto a darle los buenos días.

Así que mis miedos a no oirle por mi déficit auditivo se han disipado y dormimos estupendamente, desde las 12 que le damos el bibe hasta las 9 de la mañana.

Os animo a probar. Mucho ánimo para las primeras noches y paciencia. No tiréis la toalla. Y bueno, intuición, si veis que el pequeño llora cuando hace las 6 horas de que comió es posible que tenga hambre y no esté preparado todavía.