Sentimientos en la recta final del embarazo

 

embarazo

 

Son muchos los sentimientos que experimentamos a lo largo del embarazo, pero hoy quiero hablaros de aquellos que se nos presentan cuando se acerca la hora del parto.

Aprovecho para hablar de este tema por que sois varias las lectoras habituales que estáis en esta situación. Creo que os vendrá bien saber que es normal todo lo que estáis sintiendo.

Hablo evidentemente de aquellos sentimientos que tenemos las madres primerizas, que sé que no son los mismos en el caso de aquellas mujeres que ya han pasado por otro parto.

La primera sensación que tenemos es la de estar esperando que llegue el gran momento, y parece que el tiempo de repente se ha parado y pasa muy despacio. Los últimos días, o semanas en según qué caso, se hacen eternos. Sabemos que puede ser en cualquier momento, pero ese momento parece no llegar nunca.

A esta espera tenemos que sumarle que ya estamos enormes e incómodas. Nos encontramos pesadas y cansadas. Si además os pasa como me pasó a mi, que me tocó una ola de calor espantosa… ya ni os lo cuento.

Y esto genera a su vez la sensación de: “Quiero que llegue el parto pero estoy muerta de miedo”.

Es una sensación difícil de manejar, por un lado queremos que salga de una vez, estamos ilusionadísimas por verle la cara, achucharle… además de que tenemos ganas de quitarnos esta pesadez de encima. Por otro lado tenemos mucho miedo al dolor del parto, a no saber hacerlo. Más que al dolor, creo que el miedo más profundo es a lo desconocido. A no saber reconocer que estamos de parto. A no saber que vamos a sentir ni si podremos con ello. A si el bebé estará bien, si sufrirá en el parto. A si seremos buenos padres… Muchos miedos nos asustan en estos últimos momentos.

Pero, ¿sabéis qué?

Sabréis que os habéis puesto de parto, con tiempo suficiente como para aburriros de esperar a que nazca. Podréis con el dolor (y sino para eso está la epidural), todas las mujeres del mundo han podido y vosotras no vais a ser menos. Sabréis parir, por que es algo innato, nos sale solo sin que nadie nos explique qué hacer ni cuándo.

El bebé estará bien y nacerá bien, de una manera u otra, ahí dentro no se va a quedar, eso seguro.

Y os aseguro que vais a ser las mejor madres del mundo, por que vais a poner todo vuestro empeño y vuestro corazón en ello.

Estate tranquila, lo vas a hacer bien. Estoy segura de que ahora mismo es probable que esto que lees te sirva de poco, los nervios se apoderarán de ti en según qué momentos. Pero créeme, lo vas a hacer bien.

Mucho ánimo para esta recta final y ya sabéis donde me podéis encontrar. Estoy encantada de leer vuestros emails.