Seguimos creciendo: 5 meses y medio

 

5 meses

Ya hace tiempo que no os cuento como nos van las cosas, así que he pensado que hoy es el día.

Raúl sigue creciendo y cambiando a diario. Ya estamos en los 5 meses y medio.

Con el tema de las comidas seguimos como hasta ahora, hasta el lunes que viene no tenemos pediatra. Aún que estamos ansiosos de ver que cambios alimenticios nos propone ahora que se acerca el sexto mes, estamos muy contentos con la alimentación que llevamos hasta ahora. A Raúl le encanta y come genial.

Salvo buscar una cuchara más grande, no hemos tenido que hacer ningún cambio en este aspecto hasta el momento.

Otro tema muy distinto es el sueño. Aquí si hemos tenido que hacer cambios de unos quince días a esta parte. Hasta entonces nuestra técnica funcionaba perfectamente y habíamos conseguido dormir algunas noches del tirón, aún que lo normal era tener al menos un despertar o un lloriqueo dormido por noche.

Pero hace dos semanas aproximadamente algo en él cambió. Empezó a despertarse sistemáticamente a las 6 de la mañana, a las 7 y de nuevo a las 8, y ya a esa hora no eramos capaces de hacerle dormir más. La verdad que era un poco estresante, por que al levantarse tan temprano, luego quería dormir siesta antes de las 9.30 de la mañana y yo me volvía a acostar, pero eso no es vida. Así que decidimos hacer un cambio.

Hasta ahora le habíamos venido acostando a las 20.30 y dormía hasta las 8, así que pensamos que si le acostábamos una hora después, se levantaría al menos para las 8.30. Así que probamos y un día le cambiamos todos los horarios.

Hasta ese momento no le habíamos dejado dormir siesta más allá de las 7 de la tarde y ese día le dejamos, para que no llegara tan cansado a la noche. Durante todo el día le retrasamos las comidas para que no llegara con excesiva hambre a la cena y jugamos con él todo el tiempo hasta que llegó la hora del baño para que no se le hiciera larga la tarde.

Y la verdad, es que rezamos para que funcionara, por que después de haberle visto cuando cambió la hora, que nos llevó una semana que se adaptara… no teníamos mucha fe.

Pero funcionó! Y lo que es mejor, ha ido mejorando cada noche. Hemos conseguido que, salvo alguna noche que lloriquea en sueños, no se despierte o si lo hace no sea hasta las 7.00 o 7.30, que lo único que quiere es que le pongas el chupete y seguir durmiendo hasta las 8.50 como pronto. Hay días que me despierto yo antes que él y me asomo a la cuna por si no me he enterado de que se ha despertado, pero ante mi asombro sigue durmiendo.

Así que este cambio ha sido todo un éxito y sin a penas esfuerzo ni suyo ni nuestro. Hemos llegado a comentar mi marido y yo, que da la sensación como que él se sintiera más cómodo con este nuevo horario.

Otro gran cambio que hemos hecho, pero esta vez por que Raúl nos “ha obligado” ha sido en el modo de dormirle. Como sabéis hasta ahora le acunábamos un poquito hasta que se relajaba y le acostábamos para que él acabara de dormirse. Pues ya no quiere eso! Ahora el tío si le acunas para relajarse se retuerce, por que lo que quiere es que le dejes en la cuna que ya se relaja el solito.

Así que se nos ha independizado. Ya se relaja solo y se duerme solo.

Con lo cual llego a una conclusión: Cuando otras madres os digan: ” no le acostumbres a los brazos que después verás…”, pasad de ellas del todo! A nosotros nos lo ha enseñado Raúl.

¿A alguna de vosotras os ha pasado lo mismo? ¿Cómo duermen vuestros pequeños?

Cuando hayamos ido al pediatra os cuento los cambios que tenemos que hacer y como nos van.