El pediatra: ¿Puedo elegir?

 

pediatra

Ya os he contado que yo dí a luz en la ciudad en la que residen mis suegros y mis padres, y que cuando Raúl tenía mes y medio nos vinimos de nuevo a nuestra casa.

En ese momento buscamos un pediatra lo más cerca posible y comenzamos a ir a las revisiones con él. Quiero que sepáis que no era un pediatra cualquiera, íbamos por recomendación de unos buenos amigos que había llevado allí a sus hijas durante años.

Pues sólo fuimos dos veces. Fue suficiente para darnos cuenta de que aquel no era nuestro pediatra. A mi no me inspiraba ninguna confianza y cuando le comenté el problema de estreñimiento que tenía Raúl le quitó importancia y no me dio ninguna solución.

Así que decidimos buscar otro que, aunque no nos quedara tan cerca de casa (la diferencia es mínima en realidad) nos inspirara la confianza suficiente.

Es posible que muchas madres no se hayan ni planteado esta posibilidad, pero existe en muchos casos.

En España tenemos dos opciones de medicina: pública y privada.

Si vuestros pequeños van  por la Seguridad Social y vivís en un pueblo pequeño en el que tan sólo hay un pediatra, pues la respuesta a esta pregunta de primeras es no. Digo de primeras porque siempre os cabe la posibilidad de llevarle a otro pueblo o de buscar alternativas.

Para el resto de madres que no se encuentren en esta situación os digo que existe la posibilidad de elegir el pediatra y es algo que deberíais de hacer.

Si tenéis un seguro privado es evidente que podéis elegir. Ya sea en vuestra comunidad autónoma o en otra, tenéis un gran abanico de posibilidades.

Y aquellas que viváis en una ciudad o pueblo grande y vayais por la seguridad social, tenéis la posibilidad de pedir que os cambien de pediatra si por lo que sea no os gusta el que se os ha asignado. Es un derecho, así que haced uso de él si lo creéis necesario.

Es básico que la persona que va a acompañaros y guiaros en el desarrollo de vuestros pequeños os transmita seguridad y confianza.

Además de cosas tan evidentes como que los horarios de consulta se adapten a tu ritmo de vida, es importante que su modo de ver la maternidad sea acorde al tuyo.

Hay pediatras que tienen una idea muy clara de cómo tienes que llevar la maternidad y que a lo mejor no encaja para nada con tu modo de verlo, o simplemente no te gusta que te guíen en ciertos temas.

El que es un buen pediatra para unos puede no serlo para otros.

Os animo a que probéis varios antes de decidir con cual os quedáis.

Algo que a nosotros nos conquistó del que hoy es el pediatra de Raúl, fue su modo de explicarnos las cosas. No tiene ninguna prisa, quiere que tengamos claro todo lo que nos dice y se toma el tiempo para ello.

Nos gustó mucho también que le pesa y le mide en todas las consultas, cosa que por lo que hemos visto no todos hacen.

Además tiene ese tono de voz pausado y tranquilizador.

Al final lo que necesitamos los padres y sobre todo los primerizos es alguien en quien depositar todas nuestras dudas y que nos transmita serenidad.