7 meses y medio: crece y crece…

bronquiolitis

Antes de nada quiero pediros disculpas por haber estado tantos días sin escribir nada, pero todo tiene una explicación.

Raúl ha estado malo la última semana y media y la verdad es que no he tenido tiempo ni para dormir.

El hace dos viernes empezó con tos y ha ido evolucionando hasta una bronquiolitis. El pobre lo ha pasado muy mal, a penas dormía por las noches por la tos. Pero aún que nos ha costado unos cuantos días, está recuperado y con las pilas cargadas. Aún tiene algo de tos y seguimos con el ventolín pero se encuentra mucho mejor, y vemos en el de nuevo al niño que es.

Os cuento entonces los cambios que hemos ido haciendo en este último mes.bebe_7_meses

Nada más cumplir los 7 meses empezamos a introducir el yogur de leche de continuación. Es cierto que no vivimos en la mejor población para encontrar cosas tan específicas ( un pueblo de 800 habitantes), así que nos ha costado bastante hacernos con ellos. Pero cualquiera de vosotras que viváis en una ciudad, seguro que en cualquier supermercado grande los tenéis. Sabed que estos yogures son o “mi primer Danone” o unos de Nestle que se llamas “Bebé”.

Empezamos dándole un par de cucharadas antes de la comida y de la merienda. El pediatra nos había recomendado que se le dieran de postre, pero a mi me pareció mejor idea dárselo a probar cuando tiene hambre. Así me aseguraba que se lo comiera.

Lo cierto es que al principio no le gustó nada, ponía unas caras muy raras. Pero al cabo de una par de días, en los que cada vez le daba un poquito más que la anterior, ya lo adoraba.

Ahora tengo que pararle, por que si le dejo se alimenta sólo a base de yogur.

Una vez que ya llevaba comiendo el yogur una semanas, le introducimos el pescado. Esto fue al día siguiente de empezar con la tos y creo que por eso le sentó mal. Error mio. Creo que tenía que haber esperado a que se recuperara de su enfermedad antes de meterle nada nuevo a la alimentación, pero no me dí cuenta.

Así que el pescado le dio reacción alérgica. Y os preguntareis: ¿Cómo sabes que fue una reacción alérgica?¿Qué le notaste?

Lo que notamos fue, primero de todo, que el niño tenía dolor de barriga y muchos gases. Se pasó toda la noche llorando y muy incómodo. Y además de eso le apestaba el aliento a pescado, a pesar de que hubieran pasado más de 15 horas desde que lo ingirió.

Con estos datos llamamos al pediatra y él nos confirmó que así era. Había sido una reacción alérgica. Y su recomendación fue lo obvio: Esperar a que se recuperara y volver a intentarlo pasados 10 días, con muy poquita cantidad al principio.

Y en esas estamos. Como os digo Raúl aún se está recuperando a pesar de haberlo superado con éxito, así que probablemente este fin de semana comenzaremos de nuevo con el pescado.

Y pasada una semana de la introducción exitosa del pescado comenzaremos con los cereales con gluten. Pero eso os lo cuento de aquí a un mes.

Con respecto al sueño, os diré que salvo durante la bronquiolitis, que el pobre ha dormido fatal, estamos durmiendo las noches del tirón desde hace al menos un mes.

Así que en eso no tenemos cambios. Sigue durmiéndose solito y descansando como un campeón.

Y ya vueltos a la normalidad, prometo escribir más a menudo, como siempre.