Archivos de la categoría Bebé mes a mes

Básicos de bebé: lo que necesitas tener

Tengo muy cerquita unas cuantas amigas que en cuestión de meses van a ser mamás y todas me hacen la misma pregunta: ¿Qué cosas son necesarias para la llegada de un bebé?

Así que tanto para ellas como para todas las mamis que os encontréis en la misma situación va este nuevo post.

Hoy os haré un resumen rápido de las cosas que para mi fueron necesarias a la hora de traerme a mi pequeño a casa, vamos, los básicos de bebé.

Pero en las próximas semanas os iré contando de cada una de las cosas cual fue mi elección y el por qué.

Lo primero que os aconsejo a todas es que no permitáis que este tema os agobie. No pasa nada si hay algo que no tenemos o que nos falta por comprar cuando el bebé llegue. Para todo hay tiempo. Procurad que nada durante el embarazo os estrese, aún que se lo fácil que es decirlo y lo difícil que es a veces conseguirlo.

Para evitar todo esto, os recomiendo que os hagáis una lista con las cosas que creéis necesarias. Además porque es el modo de que llevéis un control sobre lo que ya tenéis, os va a dar o dejar alguien o lo que os van a regalar suegros, padres, hermanos, amigos…

Porque con la llegada de un bebé suelen llovernos regalos. Pero también mucha gente nos pregunta que necesitamos. Teniendo una lista podemos llevarlo todo bajo control y evitar así que este tema nos de quebraderos de cabeza.

Os pongo aquí la lista de las cosas que para mi fueron básicos:

  • Cuna y colchón
  • Ropa de cuna
  • Bañera
  • Termómetro para el agua
  • Carrito
  • Silla de grupo 0 para el coche
  • Intercomunicador
  • Bolsa para el carrito
  • Cojín de lactancia
  • Basura para pañales
  • Sacaleches
  • Biberones
  • Hamaca
  • Cambiador baño
  • Aspirador nasal
  • Pañales
  • Toallitas húmedas
  • Bodys (6 u 8)
  • Pijamas (6 u 8)
  • Crema corporal
  • Jabón baño
  • Toallas (2 o 3)
  • Saco cochecito
  • Chupetes
  • Crema para pezones
  • Sujetadores de lactancia
  • Manta
  • Esponja para el baño
  • Gasas para limpiar el cordón umbilical
  • Tijera de uñas

De todo esto, os cuento. La bolsa para el carro, los chupetes, el aspirador nasal, la basura para los pañales, la hamaca, el cambiador, el termómetro de agua… son cosas sin las que se puede sobrevivir durante unos días.

De hecho, la mayoría de esas cosas yo las compré después de que llegara mi bebé a casa.

En unos días os desglosaré cada una de las cosas, con las que a mi parecer son las mejores opciones y lo que decidimos nosotros para Raúl.

 

Un año: celebrando su primer cumpleaños

un año

 

Pues ha llegado el día. Raúl ha cumplido un año. Su primer año de muchos. Y supongo que como todas las madres del mundo, días antes me plantee que era lo más apropiado para la celebración de su día.

Con un año los niños son aún muy pequeños para entender lo que se celebra ni por qué hay tanta gente a su alrededor demandando su atención.

Así que lo más adecuado para esta edad es hacer la celebración lo menos “alterante” posible. Lo más adecuado es hacerla en casa del propio niño, ya que es un lugar en el que se siente seguro, en el que el pequeño está en su salsa.

Además es bueno que se vea rodeado de su familia más cercana: abuelos, tios y primos, y si tiene, de algún amigo conocido. Los peques estarán encantados de ser el centro de atención, pero siempre dentro de la seguridad de su casa.

Así que teniendo en cuenta todo esto, le organizamos un fin de semana familiar. Vinieron sus abuelos y sus tíos, los alojamos a todos como pudimos, sofás incluidos y nos preparamos para hacer barbacoas y comidas familiares.

Y lo cierto es que Raúl estuvo de lo más a gusto y muy entretenido todo el fin de semana.

Caminando de la mano de quien tuviera cerca en ese momento hasta agotarnos a todos.

Las despedidas el domingo fueron la peor parte para él, que creo que no entendía por qué se tenían que marchar. Con cada coche que arrancaba gritaba y llamaba a sus ocupantes. No llegó a llorar, pero yo creo que únicamente porque no es su estilo de queja.

En lo que al desarrollo se refiere, como os digo ya camina agarrado de la mano. Es más, si estás sentada y él quiere ir a algún lado, viene y te agarra del dedo y tira de ti  y te guia para que le lleves.

Ya hay situaciones en las que sin darse cuenta se queda de pie sin ningún apoyo hasta que se entera de que está él solo, y se sienta corriendo como asustado por si se cae.

Empieza a imitar palabras como galleta, adios, agua… pero vamos, que le entendemos por costumbre y porque señala.

Las noches van bien, casi todas las hace del tirón, salvo alguna que se despierta una o dos veces, pero lo justo para ponerle el chupete y tumbarle de nuevo.

Las siestas las está empezando a alargar. Ya sabéis que desde el principio las siestas de Raúl duraban 45 minutos de reloj (siempre hemos bromeado diciendo que era como si tuviera un despertador interno). Pues últimamente las duerme de una hora u hora y media.  Duerme dos siestas al día, una a media mañana, sobre las 11 u 11.30 y la otra después de comer, alrededor de las 15.

Ayer le pusieron las vacunas de los 12 meses y mañana nos toca ir al pediatra y me imagino que los cambios en la alimentación. Así que ya os contaré lo que nos toca meterle ahora.

 

11 meses: sacando el terremoto que lleva dentro

11 meses

Pues aquí estamos 11 meses después del nacimiento de nuestro hijo pensando en lo increíblemente rápido que se nos ha pasado el tiempo ahora que lo vemos desde aquí.

Raúl crece, rápido y bien. Ahí le podéis ver en la foto, explorando lo que pasa por la calle.

La ventana es uno de sus lugares favoritos, si por él fuera estaría mirando por ella horas.

Os cuento que ya gatea a toda velocidad, no hay quien le pare. Tenemos una urbanización sin construir detrás de casa y se la recorre entera gateando a todo lo que le da el cuerpo.

Así que es comprensible que cuando llegan las 21.00 de la noche el pobre esté tan cansado que caiga rendido. La verdad es que no creo que nosotros pudiéramos llevar su ritmo durante todo el día! Es increíble.

Sigue comiendo estupendamente, como siempre. Ya le hemos introducido el huevo y estamos deseando ir al pediatra a ver si nos deja darle para su cumpleaños una tarta de chocolate.

Lo de dormir, lo llevamos a temporadas. La verdad es que hasta no hace mucho dormíamos las noches del tirón, pero de un tiempo a esta parte se despierta un par de veces. Por lo que tengo entendido es algo normal, el sueño de los niños sufre cambios con su desarrollo. Además de que a temporadas los dientes vienen empujando, lo que hace que el descanso sea más complicado.

Pero bueno, ahora parece que el sueño se está volviendo a estabilizar y llevamos un par de noches durmiendo de nuevo del tirón.

Lo único, hemos tenido que poner unas cortinas en su habitación, porque a pesar de tener persiana, como ahora amanece muy temprano, le entraba luz hacia las 7 de la mañana y ya no había quien le explicara que todavía no era hora de levantarse.

Y el resultado ha sido estupendo. Volvemos a dormir hasta las 8 u 8.30 todos los días.

Por otro lado ya empieza a querer caminar. Se me agarra a las piernas y protesta hasta que consigue que me ponga a andar y viene agarrado a mi.
Si es por el podemos recorrernos la casa completa 5 o 6 veces si que se suelte.

Además esta semana ya ha aprendido a bajar las escaleras. Subirlas siempre le ha encantado, pero ahora cuando llega al piso de arriba empieza a bajarlas hasta que llega a abajo y vuelta a empezar.

Como os he contado en alguna entrada anterior, nuestra familia está formada por mi marido, Raúl, Balú (nuestro Boyero de Berna) y yo.

Hasta hace a penas un mes, la relación entre Raúl y Balú se limitaba a los lametazos que le pegaba Balú de vez en cuanto en los pies o las manos y a compartir gusanitos. Ahora eso ha cambiado. A día de hoy Raúl le mete los dedos en la boca, le tira de los mofletes, le tira del pelo, le da sus galletas cuando nos despistamos, le mete los juguetes en la boca… Es increíble ver como evoluciona su relación.
Al fin y al cabo son hermanos, y juegan como tal.

Aquí os dejo una foto para que veáis la maravillosa pareja que hacen.

Balú y Raúl

En un mes se me acaba disfrutar tan a fondo de mi pequeño, porque como os he contado empiezo a trabajar. Ya tenemos la niñera que se quedará con Raúl y Balú (tenerle en casa siempre es una tranquilidad para nosotros, a ver quien se va a atrever a hacerle nada malo al pequeño).

Así que el mes que viene os cuento cómo ha sido su fiesta de cumpleaños y mi vuelta al trabajo.

Hasta entonces seguiremos con otros temas que me vayáis sugiriendo.

 

 

10 meses: derrochando energía

 

10 meses

Lo primero quiero pediros disculpas por no escribir más a menudo. Os aseguro que me encantaría, pero Raúl me absorbe cada minuto del día. Y cuando por fin se queda dormido no me queda energía ni ganas.

Os cuento que esta semana que viene cumple los 10 meses y está hecho un terremoto.

Últimamente, como ya os comenté en alguna entrada anterior, está bastante fastidiadillo con los dientes. Pero nada que no vayamos solucionando con un poco de apiretal para dormir y con algún que otro día gruñón.

Por fin parece que quiere empezar a asomarle uno de los paletos de arriba. Abajo ya tiene los dos paletos y el del lado derecho de uno de ellos y asoma el del otro lado.

Así que podéis imaginaros cómo está cuando le empujan a la vez el de arriba y el de abajo.

Pero bueno, con mucho cariño y muchos mimos vamos superándolo.

Las noches desde hace un mes aproximadamente son una verdadera bendición. Se duerme a eso de las 21.30 y no volvemos a saber nada de él hasta las 8.30 o 9.00 de la mañana. Salvo un dos noches que hemos tenido un poco más revueltas, por culpa de los dientes como os digo, el resto descansamos divinamente.

Siestas tan sólo está durmiendo dos, una a media mañana y la de después de comer. Y la verdad es que es increíble la energía que tiene el tío toda la tarde.

Por otro lado en menos de un mes empiezo a trabajar, así que nos estamos enfrentando a la dura tarea de encontrar una niñera de nuestra confianza.

Os recuerdo que vivimos a casi 4 horas de nuestra familia, con lo cual en nuestro lugar de residencia no tenemos ni abuelos, ni tíos, ni nada que se le pueda parecer.

Así que ahí vamos, haciendo entrevistas y descartando candidatas.

Cualquier madre o padre que haya pasado por esto sabrá de lo que hablo. Creo que es una de las cosas más difíciles que nos va a tocar decidir desde que nació Raúl.

Es algo muy complicado, ¿a quien le confías el bienestar de tu hijo? Y ya no sólo es tu hijo, que evidentemente es lo más importante, sino también ¿a quién metes en tu casa?

En nuestro caso estamos bastante tranquilos porque tenemos un perro grande, ya os lo he enseñado en alguna foto, que cuida de Raúl como si fuera su propio cachorro. Está claro que daño no le van a hacer, por la cuenta que les trae, pero aún así…

Con respecto al desarrollo de Raúl, va a toda velocidad el tío. Gatea a un ritmo imposible de alcanzar caminando a un ritmo normal. Y sobre todo cuando tiene pensada alguna maldad que hacer. Como dice mi marido parece un dragón de komodo corriendo. Tendríais que ver como va hacia las escaleras en cuanto ve que no hay barrera que le impida empezar a subirlas a toda velocidad.

Cada vez es más estable de pie y se sujeta menos a las cosas. Pero como no tenemos ninguna intención de ayudarle a caminar, aún tardará.

Mañana nos vamos de viaje unos días, así que a la vuelta os cuento qué tal se nos han dado las vacaciones y como nos hemos ido apañando a los distintos sitios a los que vamos.

 

 

 

 

9 meses: empezando a trastear

Perro y bebe

Pues el tiempo pasa y seguimos creciendo a un ritmo vertiginoso.

En unos días Raúl hará los 9 meses, cómo pasa el tiempo de rápido.

Los cambios a esta edad ya sabéis que son rapidísimos. De un día al siguiente ha aprendido algo nuevo.

Pero los cambios evolutivos son para todos los niños iguales y se escapan a nuestro control, así que no me voy a centrar en ellos.

Lo que nos interesa a nosotras es saber cómo duerme y come, que a fin de cuentas son las cosas que más locas nos suele volver.

En nuestro caso hemos retrocedido unos pasitos en el tema sueño. Desde hace unos 15 días Raúl se despierta bastantes noches en varias ocasiones.
No tengo muy claro si se despierta o simplemente se queja dormido, pero lo cierto es que me toca levantarme, recolocarle y ponerle su chupete.

A penas me lleva unos segundos y él sigue durmiendo, con lo que a mí no me da mucho tiempo a despertarme. De hecho hay mañanas que no recuerdo si me he levantado ni cuantas veces.  Esto no es así todas las noches, aunque sí la mayoría.

Por lo que hemos observado, cuando le damos por la noche un poquito de Apiretal antes de acostarle duerme mejor. Y es que le están saliendo los dientes.

¿A alguna os ha pasado que le salgan los dientes de abajo antes que los de arriba? Me explico: hace tiempo que le salieron los dos paletos de abajo, y cuando estuvimos en el pediatra hará un par de semanas nos dijo que tenía la encía superior muy roja e inflamada y que era cuestión de días que le salieran los paletos de arriba. Pero ante nuestra sorpresa están empezando a asomarle los dos dientes inferiores siguientes.

Teníamos entendido que debían salir los paletos antes, pero se ve que a Raúl se le ha alterado el orden.

El asunto es que al pobre le están empujando todos a la vez, así que por eso supongo que duerme algo peor cuando no le damos Apiretal.

Con el tema de la alimentación, le añadimos la carne de cerdo y cordero como nos indicó el pediatra a los 8 meses. Aunque esta carne no debemos dársela más que cada 10 días.

Y hemos vuelto a introducir el pescado, en mucha menos cantidad y muy poco a poco para intentar que no le de reacción alérgica de nuevo. De momento le va bien. Crucemos los dedos para que siga siendo así.
Ahora cuando haga los 9 meses nos ha pedido el pediatra que le empecemos a introducir los yogures naturales. Cuando lo hayamos probado os cuento cómo le van.

Os dejo una foto de mi pequeño con nuestro maravilloso perro, para que veáis lo genial que es que crezcan juntos.  Espero que os guste.

 

7 meses y medio: crece y crece…

bronquiolitis

Antes de nada quiero pediros disculpas por haber estado tantos días sin escribir nada, pero todo tiene una explicación.

Raúl ha estado malo la última semana y media y la verdad es que no he tenido tiempo ni para dormir.

El hace dos viernes empezó con tos y ha ido evolucionando hasta una bronquiolitis. El pobre lo ha pasado muy mal, a penas dormía por las noches por la tos. Pero aún que nos ha costado unos cuantos días, está recuperado y con las pilas cargadas. Aún tiene algo de tos y seguimos con el ventolín pero se encuentra mucho mejor, y vemos en el de nuevo al niño que es.

Os cuento entonces los cambios que hemos ido haciendo en este último mes.bebe_7_meses

Nada más cumplir los 7 meses empezamos a introducir el yogur de leche de continuación. Es cierto que no vivimos en la mejor población para encontrar cosas tan específicas ( un pueblo de 800 habitantes), así que nos ha costado bastante hacernos con ellos. Pero cualquiera de vosotras que viváis en una ciudad, seguro que en cualquier supermercado grande los tenéis. Sabed que estos yogures son o “mi primer Danone” o unos de Nestle que se llamas “Bebé”.

Empezamos dándole un par de cucharadas antes de la comida y de la merienda. El pediatra nos había recomendado que se le dieran de postre, pero a mi me pareció mejor idea dárselo a probar cuando tiene hambre. Así me aseguraba que se lo comiera.

Lo cierto es que al principio no le gustó nada, ponía unas caras muy raras. Pero al cabo de una par de días, en los que cada vez le daba un poquito más que la anterior, ya lo adoraba.

Ahora tengo que pararle, por que si le dejo se alimenta sólo a base de yogur.

Una vez que ya llevaba comiendo el yogur una semanas, le introducimos el pescado. Esto fue al día siguiente de empezar con la tos y creo que por eso le sentó mal. Error mio. Creo que tenía que haber esperado a que se recuperara de su enfermedad antes de meterle nada nuevo a la alimentación, pero no me dí cuenta.

Así que el pescado le dio reacción alérgica. Y os preguntareis: ¿Cómo sabes que fue una reacción alérgica?¿Qué le notaste?

Lo que notamos fue, primero de todo, que el niño tenía dolor de barriga y muchos gases. Se pasó toda la noche llorando y muy incómodo. Y además de eso le apestaba el aliento a pescado, a pesar de que hubieran pasado más de 15 horas desde que lo ingirió.

Con estos datos llamamos al pediatra y él nos confirmó que así era. Había sido una reacción alérgica. Y su recomendación fue lo obvio: Esperar a que se recuperara y volver a intentarlo pasados 10 días, con muy poquita cantidad al principio.

Y en esas estamos. Como os digo Raúl aún se está recuperando a pesar de haberlo superado con éxito, así que probablemente este fin de semana comenzaremos de nuevo con el pescado.

Y pasada una semana de la introducción exitosa del pescado comenzaremos con los cereales con gluten. Pero eso os lo cuento de aquí a un mes.

Con respecto al sueño, os diré que salvo durante la bronquiolitis, que el pobre ha dormido fatal, estamos durmiendo las noches del tirón desde hace al menos un mes.

Así que en eso no tenemos cambios. Sigue durmiéndose solito y descansando como un campeón.

Y ya vueltos a la normalidad, prometo escribir más a menudo, como siempre.

Nuevos cambios: 6 meses y medio

 

papilla verduras

Pasada la Navidad volvemos a la normalidad de nuestro hogar y puedo empezar de nuevo a escribiros.

Esta vez lo hago para contaros los cambios que hemos ido haciendo en este último mes, siguiendo las recomendaciones alimenticias del pediatra y cómo nos han ido.

En la revisión de los 6 meses, el pediatra nos añadió a la dieta las verduras y la carne de pollo y de ternera.

De este modo empezamos la mañana con un biberón con cereales, sin gluten de momento. Para comer toma una papilla de verduritas con pollo o ternera. La merienda sigue siendo las frutas y para cenar nos recomendaba una papilla de cereales como la que antes le dábamos para comer.

Pero os cuento cómo lo hemos ido haciendo nosotros, por que nos lo hemos tomado con más calma.

La introducción de las verduras la hicimos unos días antes de que cumpliera los seis meses, más que nada para que se adaptara al cambio antes de tener que irnos de vacaciones de Navidad. La verdad es que con este niño hemos tenido una suerte tremenda por que le gusta todo, así que no tuvimos ningún problema en que devorara la papilla desde el primer día.

En cambio decidimos que para sustituir el biberón de la noche por la papilla íbamos a esperar un poquito más. Lo cierto es que fue una decisión un poco egoísta… nos encantaba el momento biberón de la noche. Ese momento en el que Raúl se relajaba tanto tomándolo que se nos quedaba dormidito en brazos. Era tal el placer que sentíamos tanto mi marido como yo observándole mientras se lo bebía despacito pero sin pausa que nos daba penita quitárselo.
Así que ese cambio lo hemos hecho hacer a penas 10 días.

Pero a raíz de darle la papilla de la noche nos hemos dado cuenta de una cosa: Raúl duerme mucho mejor. Es cierto que no se relaja tantísimo cenando, pero aunque le cueste 5 minutos más dormirse en la cuna, la verdad es que ha dejado de despertarse por las noches. No sabemos si es por la papilla o por que ha coincidido que ha madurado. Pero estamos encantados de la vida.

Ya sabéis que hasta ahora se despertaba un par de veces por la noche, cosa que solucionábamos sólo con ponerle el chupete en la mayoría de las ocasiones. Pues ahora ya ni eso. Como mucho una vez y ya por la mañana.

Otro gran cambio es que, desde hace cosa de 15 días, ha vuelto a pedir la siesta de la tarde. Ahora a eso de las 18.30 o 19 se duerme sus tres cuartos de hora. Lo cual no nos sorprende, por que de unos días a esta parte no para quieto. Ha empezado a descubrir que con paciencia y mucho esfuerzo es capaz de arrastrarse un poco y alcanzar las cosas y le va cogiendo el gusto.

Así que llega menos cansado a la hora del baño con lo que disfrutamos mucho más todos.

Además hemos decidido sacarle del saco en el que dormía por varias razones. La primera de todas fue por una cuestión de tamaño: tenemos un bebé enorme y ya no entraba. Y la segunda razón es por que creemos que tiene que poder moverse en la cuna, así como acostumbrarse a dormir tapado.

Pero como es evidente no queremos que si se destapa pase frío, ni tener que estar levantándonos para ver si está tapado, así que le hemos comprado sobre pijamas, pijamas manta o pelele manta. Es un gran invento por que el pequeño puede moverse tranquilamente y además está calentito. Aquí os dejo una foto de lo que son, por que yo no tenía ni idea de su existencia. Tengo que agradecerle a una de mis lectoras que me los aconsejara ( Muchas gracias Leyre).

pelele manta

Así que no sabría decirte cual de todos estos cambios es el que ha hecho que nuestro pequeño duerma tan estupendamente bien, pero el caso es que duerme desde las 21.30 hasta las 08.45 del tirón la mayoría de los días.

No quiero cantar victoria que ya sabemos que cualquier cambio que hagamos puede trastocar el sueño de nuestros bebés, pero de momento estoy muy contenta.

El pediatra ya nos ha dejado instrucciones para el séptimo mes, así que cuando hayamos hecho los cambios en la alimentación y veamos el resultado, os lo cuento.

¿Qué tal ha ido la Navidad? Ya sabéis donde estoy.

Seguimos creciendo: 5 meses y medio

 

5 meses

Ya hace tiempo que no os cuento como nos van las cosas, así que he pensado que hoy es el día.

Raúl sigue creciendo y cambiando a diario. Ya estamos en los 5 meses y medio.

Con el tema de las comidas seguimos como hasta ahora, hasta el lunes que viene no tenemos pediatra. Aún que estamos ansiosos de ver que cambios alimenticios nos propone ahora que se acerca el sexto mes, estamos muy contentos con la alimentación que llevamos hasta ahora. A Raúl le encanta y come genial.

Salvo buscar una cuchara más grande, no hemos tenido que hacer ningún cambio en este aspecto hasta el momento.

Otro tema muy distinto es el sueño. Aquí si hemos tenido que hacer cambios de unos quince días a esta parte. Hasta entonces nuestra técnica funcionaba perfectamente y habíamos conseguido dormir algunas noches del tirón, aún que lo normal era tener al menos un despertar o un lloriqueo dormido por noche.

Pero hace dos semanas aproximadamente algo en él cambió. Empezó a despertarse sistemáticamente a las 6 de la mañana, a las 7 y de nuevo a las 8, y ya a esa hora no eramos capaces de hacerle dormir más. La verdad que era un poco estresante, por que al levantarse tan temprano, luego quería dormir siesta antes de las 9.30 de la mañana y yo me volvía a acostar, pero eso no es vida. Así que decidimos hacer un cambio.

Hasta ahora le habíamos venido acostando a las 20.30 y dormía hasta las 8, así que pensamos que si le acostábamos una hora después, se levantaría al menos para las 8.30. Así que probamos y un día le cambiamos todos los horarios.

Hasta ese momento no le habíamos dejado dormir siesta más allá de las 7 de la tarde y ese día le dejamos, para que no llegara tan cansado a la noche. Durante todo el día le retrasamos las comidas para que no llegara con excesiva hambre a la cena y jugamos con él todo el tiempo hasta que llegó la hora del baño para que no se le hiciera larga la tarde.

Y la verdad, es que rezamos para que funcionara, por que después de haberle visto cuando cambió la hora, que nos llevó una semana que se adaptara… no teníamos mucha fe.

Pero funcionó! Y lo que es mejor, ha ido mejorando cada noche. Hemos conseguido que, salvo alguna noche que lloriquea en sueños, no se despierte o si lo hace no sea hasta las 7.00 o 7.30, que lo único que quiere es que le pongas el chupete y seguir durmiendo hasta las 8.50 como pronto. Hay días que me despierto yo antes que él y me asomo a la cuna por si no me he enterado de que se ha despertado, pero ante mi asombro sigue durmiendo.

Así que este cambio ha sido todo un éxito y sin a penas esfuerzo ni suyo ni nuestro. Hemos llegado a comentar mi marido y yo, que da la sensación como que él se sintiera más cómodo con este nuevo horario.

Otro gran cambio que hemos hecho, pero esta vez por que Raúl nos “ha obligado” ha sido en el modo de dormirle. Como sabéis hasta ahora le acunábamos un poquito hasta que se relajaba y le acostábamos para que él acabara de dormirse. Pues ya no quiere eso! Ahora el tío si le acunas para relajarse se retuerce, por que lo que quiere es que le dejes en la cuna que ya se relaja el solito.

Así que se nos ha independizado. Ya se relaja solo y se duerme solo.

Con lo cual llego a una conclusión: Cuando otras madres os digan: ” no le acostumbres a los brazos que después verás…”, pasad de ellas del todo! A nosotros nos lo ha enseñado Raúl.

¿A alguna de vosotras os ha pasado lo mismo? ¿Cómo duermen vuestros pequeños?

Cuando hayamos ido al pediatra os cuento los cambios que tenemos que hacer y como nos van.