Ayudando a Samantha

KM_Baby_020_Comp1_web

Hoy voy a dedicar mi entrada para ayudar a una lectora que me ha dejado un comentario en una de las entradas anteriores.

Aquí os dejo el comentario de Samantha.

“Hola Cristina, mire tu enlace en enfemenino y decidí visitar tu página, me pareció interesante los temas que has tratado, tengo 24 años, soy madre primeriza y tengo una bebe de 6 meses y medio, es preciosa. Mi bebe dejo el pecho a los 4 meses debido a que no producida suficiente leche, y desde entonces toma su leche con bibe. A partir de los 6 meses estoy introduciendo a su alimentación las frutas en el desayuno, y las papillas en el almuerzo y reacciona estupendamente, cuando tenía 3-4 meses dormía de tirón 6.5 horas (1 toma por la noche), hoy en día duerme 4 horas por la cual me pide una toma más, y yo siento q no estoy descansando lo suficiente… a veces siento que la última toma de la noche no la sustenta porque cuando despierta se desespera por comer… que me aconsejas?”

Samantha

 

Es totalmente normal que los bebés en según qué momentos del crecimiento cambien sus hábitos de sueño y de alimentación.

Y también es habitual que las mamis nos desesperemos, porque pensábamos que habíamos superado esa época de dormir poco y descansar mal.

Pero no hay que alarmarse ni agobiarse. Lo primero y más importante es que sepas que lo que le pasa a tu chiquitina es normal, y no es un retroceso. Ármate de paciencia que esto lo arreglamos con un par de tácticas.

Para empezar yo te aconsejaría que aumentes la cantidad de leche de todas las tomas. Si la pequeña come más durante el día, necesitará menos por la noche.

Me imagino que le estarás dando cereales en alguno de los biberones, ¿verdad? Pues mi consejo es que le metas los cereales en la última toma que le vas a dar del día, que va ser justo antes de que tú te acuestes. No sé exactamente el horario que le marcas a la pequeña, pero me imagino que como dices que come cada 4 horas sea algo parecido a esto: a las 8 de la mañana, las 12 del mediodía, a las 4 de la tarde, a las 8 de la noche y a las 12 de la noche, ¿Verdad? Y es a las 4 de la mañana cuando te vuelve a pedir.

Pues bien, a las 12 de la noche le vas a dar el bibe de leche con cereales. En mi caso el pediatra me ha aconsejado que le ponga la misma cantidad de leche normal y le añada una cucharadita de café de cereales por mes que tenga el niño. Así que en tu caso le vas a poner la cantidad de leche que suela tomar una vez que le hemos aumentado la dosis por toma, más las seis cucharaditas de café de cereales.

Al añadirle cereales por la noche lo que conseguimos es que el biberón le sacie más y le duré más en la tripita.

No te extrañe que se despierte aún un par de noches más a la hora que se lleva despertando un tiempo. Lo hará porque está acostumbrada a hacerlo, simplemente. En este caso, si te llama, ya sea lloriqueando o quejándose, simplemente atiéndela como lo haces habitualmente y ayúdala a volver a conciliar el sueño, pero no la alimentes. La idea es que se acostumbre a seguir durmiendo a esas horas.

Una vez se duerma, espera a que se vuelva a despertar para pedirte comida y aliméntala. Esto siempre que no sea antes de una hora. Si se despierta antes de ese tiempo, volvemos a dormirla.

De este modo la niña va a quitarse esa costumbre de despertarse a media noche, y con el tiempo podremos ir alargando esa toma. Si come suficiente durante el resto del día en una semana como mucho está durmiendo de nuevo estupendamente.

Otra cosa que te puede ayudar es controlar las horas de sueño durante el día. Si la pequeña duerme muchas o pocas siestas, es normal que por la noche el sueño sea menos profundo.
No dejes que se duerma a partir de las 7 de la tarde.

El tema de las siestas lo trataré mañana. Pero es importante que duerma lo justo y necesario. En el caso de un bebé de 6 meses, necesita dormir a lo largo de todo el día, incluyendo las horas de sueño nocturno entre 14 y 16 horas. Este dato es aproximado, tampoco te vuelvas loca calculando cada minuto. Hay bebés que necesitan más y otros que necesitan menos.

Suponiendo que queramos que nuestra pequeña duerma sus 12 horas durante el sueño nocturno, esto nos deja alrededor de unas 4 horas de sueño diurno.

Mi consejo es que se dividan estas horas en dos siestas, pero como te digo depende de cada niño. Eso lo sabes mejor tú que eres su madre.

Por otro lado algo que puede estar provocando estos despertares nocturnos es la salida de los dientes. Los niños no siempre comen por tener hambre. La succión les relaja y les calma.
Mirale las encías, si ves que están asomando o ya se vislumbran, te aconsejo que hables con el pediatra y le comentes lo que te pasa, porque probablemente el problema es que a la pequeña le duele y quizá él te pueda decir si le debes dar algo, o tenemos que buscar una solución nosotras.

Si es así, no dudes en decírmelo y nos ocupamos del tema de la salida de los dientes.

 

 

Para todas aquellas que queráis enteraros de cuando voy poniendo nuevas entradas podéis seguirme en mi página de Facebook.

 

Aquí os dejo el link:

https://www.facebook.com/unamaternidadreal

Se llama como el blog, sólo tenéis que poner en el buscador: mamasaprendiendo.com