Ayudando a dormir un niño guerrero

niño un año

 

“Hola Cristina, me encanta lo que escribes y todo lo relacionado con el sueño es muy real, tengo una niña de 4 años y con ella todo fue fácil, si desde el principio se siguen unas pautas se consigue, pero, también tengo un niño de un año que se despierta cada hora, empezó desde recién nacido y por agotamiento lo pasé a la cama conmigo y ahora llevo un año sin dormir. Busca el pecho toda la noche y sentirme a su lado, salvo tres noches que durmió mejor el resto se ha despertado cada hora, temo la noche porque sé que será otra noche de agotamiento. Gracias por escucharme”

Anónimo.

 

Como ya te puse en el comentario tenemos que volver a empezar de cero con tu pequeño.

Lo primero que vamos a hacer es conseguir que duerma más y para ello tenemos que conseguir que llegue cansado a la noche, así que vamos a controlar sus horas de sueño diurno. En el caso de un niño de un año, necesita dormir unas 11 horas por la noche y apenas 3 durante el día.

Así que vamos a evitar que duerma más de dos siestas en todo el día, sean de la duración que sean. Si se despierta a la hora de haberse dormido  mejor, así por la noche estará más cansado.

Durante la tarde estaría bien que le expliques que ya es mayor y que por eso va a empezar a dormir en su propia cuna. Cómprale un muñeco nuevo y se lo presentas como su nuevo compañero de noche. Este muñeco sólo lo vamos a usar para dormir, así que va a estar en su cuna siempre. Le puedes decir que igual que te busca a ti por la noche, ahora a su lado va a estar Pepito (por ejemplo, ponle un nombre al muñequito) y que puede abrazarse a él cuando lo necesite. Además de explicarle que tu estarás ahí, durmiendo a su lado pero en tu cama.

Y la cuna sólo la vamos a usar para dormir también. Así que puedes acostarle en ella para dormir las siestas, pero no podemos permitirle jugar dentro de ella.

Cuando llegue la hora le damos su bañito, las cremitas, le ponemos el pijama, le damos la cena, una nana o un cuento, lo que más le guste y cuando se esté quedando dormido, le acostamos.

¿Dónde la vamos a acostar? En su cuna, pero dentro de tu habitación.

Lo normal en tu caso es que al posarle en su cuna se despierte totalmente y se queje. En ese caso, le vamos a coger de nuevo y le vamos a acunar mientras le explicamos que tiene que dormir en su propia cuna como habíamos hablado durante la tarde, que a su lado tiene a Pepito para que le abrace, que mamá va a estar cerca por si le necesita…  y todo lo que se nos ocurra, hasta que esté medio dormido y le tumbamos de nuevo.

Y así hasta que se quede dormido el solo en la cuna. Sé que tendrás ganas de dormirle y punto, pero eso no serviría de nada. Necesitamos que el pequeño aprenda a dormirse solo.

¿Por qué tanto empeño en que se duerma solo? Es muy fácil. A lo largo de la noche, adultos y niños tenemos pequeños despertares que apenas duran de unos segundos a un par de minutos. En esos despertares, el niño que sabe dormirse solo, lo hará sin problemas. En cambio si no enseñamos a nuestros pequeños a dormirse solos, nos reclamarán para que lo hagamos por ellos, ya sea buscando nuestro contacto físico o pidiendo pecho como es el caso de tu pequeño.

Con el tema del pecho, mi consejo es que antes de acostarse le des un biberón grande con cereales. Con esto lo que vamos a evitar es que el niño tenga hambre tan a menudo.

No sé qué horarios de comidas le vas dando, pero es importante que tengan un horario establecido tanto con el sueño como con las comidas, más que nada para que el niño tenga claro lo que tiene que hacer en cada momento, y pueda predecir lo que toca.

Y nos toca pasar la noche. Mira cada cuantas horas le das de comer durante el día y haz lo mismo durante la noche. No le des de comer cada vez que se despierte. Si no, no vamos a conseguir que duerma más horas.

Cada vez que el pequeño se despierte y no le toque comer,  tenemos que intentar que se duerma por sí mismo. Primero vamos a hacerlo como al acostarle, es decir, le vamos a coger y le vamos a acunar hasta que se esté quedando dormido, que le metemos en su cuna.

Cuando consigamos que vaya distanciando los despertares, intentaremos que se duerma por sí solo, simplemente dejándole o poniéndole el chupete.

Van a ser noches duras, pero poco a poco irá durmiendo mejor.

Si te parece, vete probando con esto y me vas contando cómo evoluciona.

En función de la evolución seguimos con unas pautas u otras.

Mucho ánimo y aquí estoy para todas tus dudas.