Ayudando a Inma: dormir solito

bebe-llorando.dormir.art

“Hola Cristina! Mi hijo tiene 8 meses y ahora estamos igual que tú. Nunca ha dormido muy bien, pero por lo menos antes lo echaba en la cuna dormido y se quedaba, ahora no, ahora al echarlo se despierta y llora desconsoladamente, lleva así varios días y yo ya estoy desesperada. He probado a dejarlo llorar entrando de vez en cuando a decirle que estamos aquí pero que tiene que dormir, y no hay manera. Después de intentarlo durante más de 1hora 30 min al final se ha dormido enganchado al pecho, porque yo estaba desesperada también. Intento llevar siempre una rutina para acostarlo, desde las 17.30 no se echa más siesta para llegar con más sueño a la noche, pero no me funciona nada. Si me pudieras ayudar te lo agradecería mucho.
Aprendo mucho con todo lo que escribes, gracias por tu tiempo y dedicación”

Inma

Muchas gracias por confiar y recurrir a mi.

Como bien dices hemos pasado por lo mismo estas últimas semanas nosotros también.

Lo primero de lo que tenemos que estar seguros es de que nuestros pequeños se encuentran bien, que no tienen ninguna dolencia o enfermedad, que no tengan el pañal sucio, que no tengan frio ni calor, que no tengan sed ni hambre…

Cuento con que todo esto lo tienes bajo control y que a lo que nos enfrentamos es a un “niño rebelde” que no quiere dormir lejos de ti. Quiero que sepas que esto puede ser simplemente angustia por la separación, que es muy común con el tiempo de nuestros pequeños. Te animo a leerte la entrada que hice sobre este tema.

A pesar de todo, te cuento. Lo de la rutina para antes de acostarle es básico y lo haces muy bien. Con respecto a no dejarle dormir después de las 17.30, puede ser un error. Si el pequeño llega demasiado cansado a la hora de acostarse, puede dificultarle la labor de dormirse. Todo depende a la hora que le acuestes. Nosotros le acostamos a las 21.30, y no le dejamos dormir nada a partir de las 20.00. A esa hora tiene que estar despertándose. Hay días que no tiene ganas de dormir desde mucho antes, pero hay otros días que le vemos cansado, que se frota los ojitos… y le acostamos antes de esa hora.

Nuestra técnica ha sido la que has intentado usar: dejarle llorar. Pero con cabeza, no vamos a dejarle ahí abandonado, por que seguramente llora por que no quiere que te separes de él, pero tiene que aprender que puede dormise solito. Así que está bien que entres de vez en cuando a decirle que tiene que dormirse y a taparle (o intentarlo). Si ves que eso lo único que hace es empeorar la situación por que llora más fuerte, hazlo un par de veces y luego deja que se canse.

En nuestro caso el primer día tardó 50 minutos en quedarse dormido. Sé lo duro que es estar oyendo llorar a tu bebé 50 minutos u hora y media, da mucha penita. Pero hay que ser fuertes. Nosotros lo hemos hecho los dos juntos, por que ninguno nos sentimos con fuerzas de dejarle llorar si estamos solos. Parece que estando tu pareja al lado te sientes “menos mal”. Te puedo asegurar que nos agobiamos un montón, y el primer día estuvimos a punto de flaquear, pero paciencia.

Lo que hacemos es que cuando se despierta de noche llorando desconsolado, le cogemos para calmarle y después le posamos en la cuna. Vuelve a llorar, pero le dura menos tiempo, porque hemos acudido a su llamada y entiende que ahora ya toca dormir.

Lo más importantes es que tengas claro que si decides dejarle llorar tienes que hacerlo hasta el final. Es decir, no vale que llore una hora y media como me dices en tu comentario y que después le cojas y le des el pecho, por que de esta manera lo que consigues es reforzar su conducta. El bebé aprende que si llorar hora y media al final le coges y esto hace que la próxima vez aguante más aún.

Si eres capaz de aguantar su llanto, te darás cuenta que cada vez llora menos. Pero no 3 minutos menos, con dos o tres noches que se lo hagas y “ganes la batalla”, el pequeño se dormirá solo.

Lo bueno de que se duerma solo es que aprende a hacerlo y cuando se despierte durante la noche no te necesitará para volver a conciliar el sueño.

Quiero que sepas que Raúl no ha necesitado más que un día y medio para adaptarse de nuevo a dormir solo y sin llorar ni un poquito.

Te animo a hacer como yo y empezar con las siestas. Es decir, no esperes a aplicar la técnica a la noche.

Por la mañana Raúl se suele dormir una siesta a eso de las 10 o 10.30, así que lo que hice fue acostarle y dejarle llorar un poco. Si le veía que estaba muy activo por la cuna, le sacaba y le dejaba jugar un ratito más conmigo. De esta manera el niño sólo relaciona la cuna con dormir, y entiende que cuando le metemos allí es lo que toca. Así que el día que decidí que no le volvería a dormir en brazos lo hice así durante todo el día. Al final esto te facilita a ti las cosas, por que durante el día no te preocupa despertar a nadie con el llanto, ni molestar a los vecinos… Y cuando llegue la hora de irse a la cama, ya le habrás ganado al menos dos o tres “batallas” y tardará mucho menos en quedarse dormido. Al final el pequeño ya se habrá dado cuenta que lo de llorar no le sirve de mucho y se cansará antes.

Mucho ánimo si la llevas a cabo y cuéntame cómo va evolucionando. Para cualquier cosa, sabes donde encontrarme.