Archivos mensuales: noviembre 2015

I concurso de fotografías navideñas

moto

Os presento el primer concurso de fotografías navideñas de mamasaprendiendo.com

Os explico lo que tenéis que hacer si queréis concursar:

  1. Darle a me gusta a nuestra página en Facebook
  2. Compartir esta publicación
  3. Subir una foto de vuestro pequeño o pequeña con un motivo navideño en nuestra página, poniendo el nombre del niño o niña y su edad.
  4. Nosotros la compartiremos desde ahí para que todo el mundo la pueda ver y pueda votar por ella dandole a me gusta.

La foto que a fecha 7 de enero tenga el mayor número de me gustas se llevará una magnífica moto para que corretee.

Recordad que los me gusta que contarán  serán aquellos que aparezcan en la publicación de nuestra página de Facebook.

Animaos!!! Sed originales!!

*La imagen es orientativa.

Ayudando a Samantha: Angustia del octavo mes

 

febrero 2010 005

“Hola de nuevo Cristina…. ya me habias aconsejado sobre como hacer dormir a mi beba por mucho mas tiempo a traves de la toma nocturna y funcionó…. ahora tengo otro dilema!!!! ya casi cumple los 8 meses… Sigo con la rutina de la alimentación y por mucho que la alimente se despierta desconsoladamente llorando y diciendo maaaaam o maaaaa, pero es como si se asustara, ella duerme en mi habitación pero duerme sola!! asi desde muy pequeñita… no se que esta pasando con ella”

Samantha

Antes de nada darte las gracias por volver a confiar en mi y decirte que me alegro muchísimo de que haya funcionado.

Te explico, que lo que le pasa a tu pequeña es totalmente normal y tiene nombre: Angustia del octavo mes. Te cuento qué es esto y que podemos hacer.

Habrás notado que la pequeña no sólo se despierta más durante la noche, sino que a veces y sin motivo aparente, cuando está con otra persona que no seas tú, de repente llorar desconsoladamente, angustiada, y esto no se soluciona hasta que la coges en brazos. Esta angustia es la mal llamada del octavo mes. No siempre se produce en ese mes, puede aparecer desde el quinto.

Este es un proceso psicológico por el que pasamos todos los seres humanos y que forma parte del desarrollo de nuestra personalidad, por lo que es importante que como padres hagamos todo lo posible por que sea lo más sencillo para nuestros pequeños.

El principal motivo es que el bebe se empieza a independizar, empieza a sentir esa separación de su madre, a moverse más y suele coincidir con el comienzo de la alimentación a base de sólidos. Todo esto hace que el bebé se de cuenta de que su madre y él ya no son el mismo ser, y que hay seres extraños a su alrededor. De hecho es muy normal que si la tienes en brazos te des cuenta que cuando alguien la habla tiende a esconderse en tu hombro.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros pequeños? La única manera que tenemos de echarles una mano es estando dispuestas a consolarles y darles la seguridad que demandan.Es importante para ello nunca irnos sin despedirnos, explicarles que nos vamos pero que volvemos, ya sea si vamos a trabajar o si vamos al baño.

Es bueno jugar con ellos a taparnos para escondernos y destaparnos para que nos encuentren, esto va a hacer que nuestros pequeños entiendan que no pasa nada si nos pierden de vista por un momento. Es bueno también que se sientan especialmente queridos, que les hagamos muchos mimos, muchas caricias, que juguemos con ellos… vamos en definitiva que les dediquemos todo el tiempo que necesitan para sentir esa seguridad que ahora mismo les falta.

Si usa chupete o tiene algún peluche favorito es posible que le siente bien que se lo dejes cerca, para que ella misma en situaciones de inseguridad aprenda a consolarse. Muchas personas te dirán, está creando dependencia a ese trapo/muñeco… no hagas caso, es simplemente un objeto de transición, que le ayudará a superar esta etapa.

Pero sobre todo no debemos dejarle llorar, ya que esto sólo empeoraría la situación, ya que su miedo al abandono se vería reforzado por que mamá no viene.

En tu caso, con los despertares nocturnos, mi consejo es que mientras puedas no la saques de la cuna, simplemente tocala, acariciala, besala, hablalá… incluso si ves que nada de esto es eficaz, pega tu cara a la suya y quedate con ella un poquito hasta que se calme. Si ves que no hay manera, evidentemente, sacala de la cuna. Pero sería preferible no hacerlo para que no se despierte demasiado.

Además, procura quitarle el lado de la chichonera de la cuna por el cual te pueda ver si es que duerme a tu lado, y explicale que estás ahí.

A parte de todo esto, sólo pedirte que tengas paciencia y seas comprensiva, aun que te despierte de noche. Entiende que tiene mucha angustia por la separación, y que eres su todo.

 

 

Ayudando a Marlin J.

bebe dormido

“Hola, estoy desesperada, se que hay mucho material con respecto a este tema, pero quisiera un consejo particular. mi bebe duerme sólo en su cuarto desde los 03 meses, tenía varios despertares y se solucionaban sólo con colocarle el chupon. ya él tiene 10 meses y estuvo enfermito por varios días (por lo que tuvo que dormir en nuestra cama)hace dos noches intente retomar su rutina y acostarlo en su cuna y se me ha vuelto cuesta arriba. no se duerme, llora y llora. Lo cargo, lo meso lo vuelvo a acostar y nada funciona; me quedo a su lado por ratos largos hablándole, acariciándole, cantándole y nada lo consuela sino hasta que sale de la cuna. Se queda dormido encima de mi y a penas siente que lo acuesto vuelve el drama. Quisiera algunos consejos para hacer esta situación mas llevadera, pues he leído tantas cosas (que lo deje llorar, que no lo deje llorar, que lo lleve a mi cuarto, que ni se me ocurra llevarlo a mi cuarto) Estoy un poco desorientada, pues no me gustaría que duerma conmigo y al parecer es esta la solución mas viable”

MarlinJ.

Tranquila, es algo normal. Los niños aún que les veamos chiquitines son muy listos. Saben dormir solos, pero de repente les enseñamos que hay otro modo más guay de dormir y ya no quieren volver a hacerlo en su cuna.

Pero no pasa nada! Todo tiene solución.

Lo primero que tienes es que armarte de paciencia, por que va a llevarte unos días durillos conseguirlo. Nos va a llevar un par de día de firmeza y aguante. Seguramente que nos cueste que se duerma largo rato. Pero lo vamos a conseguir.

Hazte a la idea de que empezamos de cero. Vamos a trabajar como si el bebé acabara de nacer, sólo que con la ventaja de que sabe de sobra lo que tiene que hacer, pero con la desventaja de que no quiere.

Me imagino que este problema sólo lo tienes por las noches, ¿verdad? Supongo que las siestas las duerme el solito y tranquilo en su cuna. Así que es evidente que el pequeño quiere dormir contigo pero no lo necesita en absoluto. Podemos decir que está empezando a “rebelarse”. No me malinterpretes, es un bebé, no hay maldad en él, simplemente le gusta más dormir contigo que solo.

Yo no soy partidaria de dejarle llorar, pero si de ser firme. Espero que mis consejos te valgan y que me cuentes lo que opinas y si te van bien.

Empieza siguiendo el ritual que tengas establecido antes de la hora de dormir. El baño, la cena, la nana… lo que sea que hagas con él siempre. Yo le explicaría que desde esta noche tiene que volver a dormir en su cuna, por que cada uno tiene su sitio en la casa y ese es el suyo.
Y una vez que llegue el momento en que, antes de que estuviera malito, le metías en la cuna, túmbale. Protestará, está claro. En ese momento le coges en brazo y le meces hasta que se esté quedando dormidito y le vuelves a posar.

Esto puede ser cansado, por que se despertará una y otra vez… pero te aseguro que si eres firme y mantienes la calma, se acabará durmiendo.

Es posible que la primera noche te lleve una hora y media o dos, pero las siguientes te costará menos, y cada vez menos hasta que decida rendirse y entienda que si mamá dice que se duerme en la cuna, hay que dormir en la cuna.

Es muy importante que no cedas a sus chantajes emocionales. Llorará, te llamará, hará todo lo que sabe que te gusta y no te gusta, y todo cuanto crea que puede ser eficaz.

Pero tienes que ser firme. Si tu estás segura de que eso es lo que tiene que ser, acabará durmiéndose más rápido. Es más, si tienes a su padre al lado, es bueno que colabore con esta dura tarea a la que os enfrentáis, ya que así cuando a ti te pueda la desesperación, él estará fresco y podrá ser firme y seguro.

Es posible que los primeros días se despierte bastante por la noche, y se repita la historia, sólo que, con menos tiempo consigamos que se vuelva a dormir.

Paciencia y mucho ánimo.

Ya me vas contando como evoluciona.

Empezamos con la cuchara

 

bebe papilla

Hace ya un mes que Raúl empezó a tomar papilla de cereales para comer y la verdad es que, ante nuestro asombro, le encantó desde el primer momento.
Fue muy gracioso ver como, teniendo la boca llena de papilla, no sabía muy bien que hacer con eso. No tenía muy claro que le tocaba tragar. Pero poco a poco fue entrando más papilla para dentro que saliendo de la boca hacia fuera, hasta que entendió que aquello era comida y que tragar no estaba tan mal. Y desde ese momento no deja escapar ni gota.

Lo cierto es que le gustó tanto que el primer día que se la comió, en la merienda se llevó un disgusto horrible cuando vio que le tocaba biberón de nuevo. De hecho apenas merendó ni ceno ese día. Al día siguiente me dispuse a llamar al pediatra, para explicarle lo que nos había pasado y preguntarle si podíamos meter algo de cereal en el resto de biberones, a lo que me contestó como era evidente y ya nos esperábamos, que no. Nos dijo que teníamos dos opciones, empezar a darle la papilla de frutas directamente en ese momento para merendar, o bien insistir y tener paciencia y seguir ofreciendole el biberón, que era lo más recomendable.

Y como paciencia nos sobra, así lo hicimos. Fue cuestión de dos o tres días que nuestro pequeño entendiera que se pusiera como se pusiera, eso era lo que tocaba comer en ese momento.

Por recomendaciones del pediatra, empezamos a hacerle una papilla de frutas hace unos días, ya que se acerca su quinto “cumplemes”. Lo primero que le hemos metido ha sido manzana, naranja, pera y plátano. Por lo visto son las frutas que menos reacciones alérgicas producen, por no decir que no producen reacción alérgica.

Cuando el pediatra nos dio las pautas para la alimentación de nuestro pequeño del cuarto al sexto mes, todo el mundo nos decía lo difícil que era que los niños se comieran las papillas de frutas, que no les gustaban nada y que iba a ser una pelea constante. Así que cuando nos tocó enfrentarnos a su primera merienda con cuchara lo hicimos un poco acojonadillos.

Pero lo cierto es que, aun que ponía  caras de un asco horrible, se lo iba tragando. Del mismo modo, nos costó un par de días que dejara de poner esas caras con cada cucharada.

He de decir que aun que el pediatra no me dijo que lo hiciera, desde el primer día estoy dándole además de la papilla, ya sea la de cereales o la de frutas, un biberón de leche para acompañar. Se lo doy más que nada por que me da la sensación de que eso le tiene que dar sed. No se lo toma todo, pero si que bebe un poco después de terminar la papilla.

Y como este fin de semana vamos a necesitar que una de las abuelas del peque se quede con él por la tarde, ayer y hoy hemos probado a darle un potito.Más que nada por evitarle a la abuela la complicación de pelar y triturar la fruta.  Le hemos comprado el que hemos encontrado en el super, uno de Hero que lleva mandarina, plátano y pera. Y os puedo asegurar que le gusta más que los que le hago yo.

Mañana y pasado vamos a probar a darle otro que también es de Hero y que lleva también melocotón.

El pediatra nos explicó que después de llevar dandole manzana, naranja, platano y pera una semana, debíamos empezar a meter nuevas frutas, de una en una, para ver si le causan reacción. Así que vamos a empezar por el melocotón.
Empezamos por esta fruta por que es el potito que tenemos a mano, pero creo que recomiendan empezar por las que no tienen pelitos.

El otro día tuvimos visita, una prima de mi marido estuvo en casa.

Ella me preguntaba, igual que ha hecho mi marido en varias ocasiones,  cómo hacía para que Raúl comiera tan bien, tan contento.
Y mi respuesta es muy sencilla: todo está en nuestra actitud.

Todo lo que sentimos se lo transmitimos a los niños. Si estamos inseguros el niño se siente inseguro. En cambio si sonreímos al pequeño, y hacemos comentarios positivos del estilo a :”mmm, que rico lo que te da mami”, el pequeño se sentirá seguro y animado a probar todo lo que le demos.

En cuanto sigamos añadiendo nuevos elementos a la alimentación de nuestro pequeño os lo voy contando, a ver como los va tolerando.

 

¿ Guardería ?

 

guarderia-

Hoy han llegado a mi por diferentes medios varios artículos sobre si es o no bueno llevar a los bebés a la guardería.

Lo primero que quiero decir es que en muchas ocasiones no es una elección que las madres puedan hacer. En nuestra sociedad los padres, ya sea mamá o papá quien disfrute del permiso de maternidad o paternidad, no tienen más opción que reincorporarse al trabajo pasadas 16 semanas desde el nacimiento del bebé.

Quien tenga cerca a unos abuelos que puedan y quieran hacerse cargo de los bebés pasado ese tiempo, tienen una gran suerte, pero en la mayoría de los casos no es así.

Cuando tienes que incorporarte a trabajar te surgen miles de dudas sobre qué y cómo hacer para que tu hijo esté bien cuidado. Hay mujeres que piden reducción de jornada e intentan compaginarse con el padre de la criatura para no tener que acudir a una guardería, pública o privada, o a una niñera, que en muchos casos se lleva gran parte del sueldo de uno de los progenitores.

Sea como sea, los padres siempre buscan, dentro de sus opciones, la que creen que es mejor para sus hijos, como es lógico.

Por eso quiero que quede claro que cualquiera de las opciones es muy respetable.

Hay opiniones para todos como siempre, hay muchos pediatras que defienden que no es recomendable llevar a los niños a la guardería hasta los dos años, otros que consideran que no deben “salir de casa” hasta comenzar el cole y otros que piensan que es importante que los niños se “independicen” un poco desde bien pequeños.

Psicológicamente hablando puedo aseguraros que los niños no van a ser ni más ni menos felices, ni más ni menos sociables por el simple hecho de ir o no a una guardería. Hay muchos factores que afectan a la sociabilidad de los niños, no sólo este.
Un niño por ir a la guardería no va a madurar más o menos rápido, ni a desarrollarse más o menos. De hecho, no puede desarrollarse lo mismo un niño que tiene a un adulto estimulandole todo el día, que uno que tiene que compartir al adulto a cargo con otros 10 niños. Pero como digo, esto también depende de más factores y sobre todo de la persona que esté a cargo de cada niño y el tiempo que dedique al mismo.
Hay padres que no llevan a sus hijos a la guardería, pero para poder hacer las labores de la casa o estar agustito en el sofá, ponen a los niños delante de la tele durante horas. Os puedo asegurar que la tele no ayuda en nada a su desarrollo.
Y en cambio hay otros padres, que llevan a sus hijos a la guardería por necesidad, pero el tiempo que pasan con ellos lo aprovechan al máximo. Así que como os digo, no depende sólo y exclusivamente de la guardería.

A la hora de contagiarse de enfermedades es cierto que un niño que no va a la guardería tiene muchas menos posibilidades de que un catarro se le complique o se le alargue demasiado, o que una gastroenterítis enlace con la siguiente hasta la eternidad. Pero hay que tener en cuenta que a pesar de estar en casa, el niño va a tener catarros y gastroenteritis, es lo normal.

De hecho, los pediatras te recomiendan o no ciertas vacunas como el rotateq dependiendo de si vas a llevar o no al niño a la guarde.

Pero sinceramente creo que si se puede elegir, hay que plantearse: ¿Qué es lo mejor para los niños?
A nivel emocional creo que no cabe duda. Los niños en estos primeros años de vida aprenden muchas cosas, pero una de las más importantes es a relacionarse emocionalmente y a manejar sus emociones. Creo que no hay que ser psicóloga para darse cuenta de que los niños donde más seguros se encuentran o deberían encontrarse es en sus casas, y que quienes más cariño y cuidados le deberían dar son sus padres. Si son estos, o al menos uno de ellos, los que se encargan del cuidado de su bebé le podrán enseñar en cada momento a manejar sus sentimientos y sus reacciones ante estos.

Me explico, si nuestro pequeño que está aprendiendo a caminar, por ejemplo, se cae y no tiene a su lado a alguien que le está observando, empezará a hacer pucheritos y acabará llorando, más que nada para llamar la atención de quien no le atiende en esos momentos. En cambio si tiene al lado a su papi, que según se cae le levanta y le anima a seguir intentándolo, el niño entenderá que cuando se cae tiene que levantarse y que no ha pasado nada.

No digo que esto no lo pueda hacer una cuidadora en una guardería, pero lo que está claro es que las pobres cuidadoras tienen que repartirse entre 8 o 10 niños, y como es lógico no pueden desdoblarse para atender a todos en cada momento.

Aprender a manejar los sentimientos de pequeños hace que lleguemos a ser unos adultos mucho más estables, con mejor autoestima y con más facilidad en la resolución de problemas, así como con mejores habilidades sociales.

No hay que perder de vista que nuestro bebé viene “vacío” de fábrica y todo lo que va sucediendo en su vida, todo lo que pasa a su alrededor va escribiendo en él lo que será de adulto. Por eso son tan importantes las bases sobre las que estamos ayudándole a sostenerse.

Pero lo cierto es que nuestra sociedad no colabora en nada a la hora de facilitar la crianza de los niños en casa.

Si nos comparamos con otros paises de la Unión Europea, nos damos cuenta de que estamos muy lejos de llegar a ser como ellos. Os copio una parte del articulo de cincodias.com en el que podéis ver como está el tema.

“El estudio especifica por países cómo está la legislación en cuanto a la maternidad. Y uno de los aspectos destacados es la duración del permiso posterior al parto. Entre los países con regulaciones más favorables a la mujer están Reino Unido, donde se pueden tomar 58 semanas de permiso, 58 semanas en Croacia, 45 semanas de Noruega o 39 en Macedonia. En el polo opuesto, Malasia ofrece a las madres trabajadoras 9 semanas de baja maternal y Estados Unidos, 12, además sin remuneración.

Eso sí, los salarios que se pagan durante las bajas son variables: por ejemplo, en Reino Unido (365 días, de las cuales, seis semanas son al 90% del salario, de la semana 7 a la 39 se paga algo menos del 90% y de la semana 40 a las 52, sin remunerar, según el informe). Croacia ofrece 58 semanas de permiso (con el 100% del sueldo hasta los 6 meses) y Noruega, donde se paga el 100% si se cogen 35 semanas o el 80% si se cogen las 45 semanas.”

Os dejo el enlace, por si os interesa:

http://cincodias.com/cincodias/2014/05/13/economia/1399977435_425026.html

En mi caso no he tenido opción de elegir, vivimos en un pueblo pequeño en el que la guardería sólo cuenta con una cuidadora, con lo cual no cogen niños de menos de 9 meses. Así que Raúl de momento se queda en casa con nosotros. Y sinceramente no se si más adelante nos lo plantearemos o no. Os lo iré contando.

Como conclusión, quiero decir que cada padre y madre haga lo que considere y lo que pueda, que nada es mejor ni peor, sólo distinto y que lo único que recomiendo es que pudiendo elegir, busquéis una guarde en la que la cuidadora no tenga muchos niños para ella sola y que además os guste.

 

 

 

 

 

 

Ayudando a Natalia

14 meses

“Hola ! Quisiera saber si me puede ayudar con algun consejo para lograr que mi bb de 14 meses no se duerma tomando pecho y duerma solita, tmb se me despierta varias veces en la noche y duerme conmigo pienso q se despierta porque durante el dia no se cansa lo suficiente pero le doy pecho porque si no se me desvela 1 o 2 horas, me tiene cogidos los puntos . Durante el dia hace dos siestas de 1 hora mas o menos ( nos levantamos a las 9 y hace las siestas a las 12 y las 16 horas ) en la noche se duerme alrededor de las 22 horas pero se despierta 3 veces mas o menos.
Me gusta mucho la pagina gracias por compartir!”

Natalia

“Tengo alguna duda que necesito solventar antes de contestarte, para poder aconsejarte bien y que sirva para algo. Primero: cada cuantas horas le das de comer? Qué le das de comer en cada toma? Segundo: Cuando duerme las siestas, se duerme sola? La duermes tu? donde duerme las siestas? Tercero: Qué ritual sigues para la hora de acostarse? Entiendo por lo que me pones que cuando se despierta por la noche le das el pecho, verdad? A qué horas se suele despertar? Come mucho cuando le das el pecho? Creo que con esto es suficiente. En cuanto me contestes me pongo a ello.”

Cristina

“Hola mira a eso de 9 y poco desayuna ( depende a q hora se despierte) cereales con leche pero con cuchara un poco de biberón con apenas colacao pero a veces no lo toma y pica un poco de pan con mi sándwich , a eso de 1130 vamos a la siesta las dos en la cama grande tomando pecho es q se duerme, alrededor de las 13 y 14 almuerza le doy pollo con fideos lentejas arroz papas huevo ( con la comida no tengo problema prueba de todo) a las 15:30 vamos a por otra siesta con la teta nuevamente en la cama conmigo ( tarda en dormirse media hora a veces mas a veces menos) duerme una hora a veces menos) a las 17.30 aprox toma un yogur y una galletita hasta q cena a eso de las 20 horas y a las 22 intento q este en la cama a dormir tomando teta nuevamente . La duchaba tipo 18 horas pero últimamente la ducho al despertar de la primera siesta (12 y poco) creo q el baño a ella la activa por eso deje de ducharla en las noches . En si ritual ninguno después de cenar jugamos un poco miramos libros y nos lavamos los dientes y a la cama q se yo. Anoche por ejemplo se durmio a las 22 se despertó a las 2 y como espero un poco a ver si se duerme pues al final se desvelo y duro hasta las 3 y poco despierta y termine dando pecho luego se despertó a las 6 cuando el papa se va a trabajar pero en la teta se durmio rapido( se mueve mucho por poco me tira de la cama ) luego a las 8 se vuelve a despertar y con otra teta duramos una horita mas en la cama no se si toma por hambre o por costumbre Que horror ! Espero me entiendas y me puedas ayudar”

Natalia

Gracias por compartir con nosotras tu experiencia, voy a intentar echarte una mano. Para ello te voy a pedir muuuucha paciencia y  perseverancia. Aunque de primeras parezca no funcionar, al final lo hace.

En tu caso no voy a dedicar una única entrada a ayudarte por que, por lo que me dices, necesitas cambiar bastantes cosas y cómo ya expliqué en alguna entrada anterior, los cambios en los niños tienen que ser de uno en uno y progresivamente.

Así que vamos a empezar eliminando la dependencia que tiene del pecho para dormirse. Hacerlo de golpe sería agotador para ti, así que vamos a intentar hacerlo poco a poco.

Lo primero que quiero que hagas es tener la habitación de tu pequeña preparada, por que a partir de ahora va a dormir las siestas en ella. Quiero que le expliques antes de la hora de la siesta que esa es su habitación, si no lo habéis hecho ya. Que se la enseñes y le expliques que esa es su cuna y que ya es mayor y tiene que empezar a descansar en ella durante el día por que mamá tiene que hacer cosas cuando ella duerme la siesta.

De momento la pequeña dormirá en su cuna las siestas , en pocas semanas estará en ella de continuo. Así que necesitamos un peluche nuevo que le presentaremos como su compañero de cuna y que permanecerá en ella todo el tiempo. No podemos usar ese peluche para jugar en otro momento del día, es su compañero para dormir, sólo y exclusivamente. Si usa chupete, también será necesario que tengamos alguno en la cuna constantemente.

Lo que te aconsejo que hagas es, cuando se acerque la hora de la siesta, crear una especie de ritual para que ella entienda que llega la hora de dormir.Puede ser contarle un cuento, ponerla en su hamaquita con música suave… lo que sea. A la hora de la siesta, la coges en brazos y la acunas, le cantas una nana… en definitiva, casi la duermes, pero sin darle el pecho. Cuando esté quedándose dormida la posas suavemente en la cuna. Recalco, cuando se esté quedando dormida, no cuando esté ya dormida. La razón es muy sencilla, es importante que nada cambie a su alrededor mientras duerme, por eso lo del peluche, los chupetes… Si al despertar la niña tiene a su alrededor lo mismo que tenía al dormir, será capaz de volver a conciliar el sueño ella sola sin problemas. Si por el contrario se durmió en brazos de mamá, pero al abrir los ojos mamá no está, tendrá un profundo sentimiento de inseguridad que hará que llore por que necesita que estés a su lado para volver a dormirse. Esto mismo lo podemos aplicar al pecho. La niña tiene una dependencia del pecho para dormir, lo que hace que cuando se despierta por la noche, requiera del mismo para volver a conciliar el sueño.

Posiblemente se despierte varias veces los primeros días, pero no pasa nada, la vuelves a coger y vuelves a hacer lo mismo, hasta que consigas que se quede dormida en su cuna. No te desesperes, te va a costar. A lo mejor los primeros días tarda en dormirse una hora. No pasa nada, lo importante es conseguirlo.

Una vez que duerma la siesta ella sola en su habitación, estaremos preparados para que duerma en ella por las noches también. No quiero que lo hagamos todo a la vez, por que acabarías agotada. Nos interesa que aunque de momento no duermas la noche del tirón, si descanses. Si estás muy cansada tu paciencia se minimiza y te desesperas antes. Y si te desesperas y cedes por agotamiento a darle el pecho para agilizar el dormir, tendrás que volver a empezar de cero.

Quiero que entiendas que tu pequeña tiene unas costumbres, ha aprendido que las cosas suceden de esta manera cada día, y tenemos que enseñarle que las cosas van a funcionar distinto a partir de ahora.

Ya es mayorcita, así que usará todas sus armas para evitar los cambios. No es por que sean malos para ella, sino por que está acostumbrada a eso y cambiar supone un esfuerzo.

Así que se fuerte y aguanta, aunque te lloriquee y te mire con ojitos de cordero degollado.

Ella sabe que con el pecho no tiene que “trabajar” para dormirse,y quiere que la dejes usar su atajo.

Vete contándome como avanzan las cosas, las dudas que tengas o los baches que te encuentres por el camino. Estoy aquí para ayudarte en todo lo que pueda.

Cuando tengamos esto superado seguimos haciendo otros cambios.

 

 

Los cólicos

 

colicos-del-lactante

Somos muchas las madres que nos encontramos en los primeros meses de vida con que los niños tienen episodios de llanto desesperado.

Como es normal en las madres primerizas, estamos perdidísimas y no entendemos que les pasa a nuestros bebés. Y a eso se le suma la angustia que sentimos por no poder o no saber ayudarles.

Yo os aconsejo que lo probéis todo. El bebé puede tener frió, calor, hambre, sueño, fiebre… Probad todo lo que se os ocurra y tened en cuenta que también puede tener cólicos. Tenedlo muy presente por que suele ser común en los bebés recién nacidos.

¿Qué podemos hacer? Lo primero de todo no perder la calma, el bebé llora desesperadamente por que es su modo de decirnos que le pasa algo, no por que se muera de dolor. No podemos perder los nervios por que eso sólo empeoraría la situación. No perdáis de vista que el bebé siente todo lo que sentimos nosotros. Así que mucha calma y relajación.

Para empezar es bueno coger al bebé en brazos. Parece obvio, pero hay madres que piensan, en parte por que es lo que nos inculcan y nos dicen sin cesar, que los bebés se van a acostumbrar a los brazos si les cogen mucho y luego no van a querer estar en la cuna o solos. Debéis saber que los bebés hasta los 3 o 4 meses no se acostumbran a nada, es más, el tenerles en brazos y pegados a nuestro cuerpo les calma mucho más de lo que os imagináis. Pensad que han estado dentro de nosotras 9 meses, calentitos, sin pasar hambre, sin aire, sin apenas ruidos… en una burbuja perfecta. Y de repente salen y sienten un montón de cosas nuevas. El cogerles en brazos hace que vuelvan a sentirse tan protegidos como cuando estaban dentro.

Si tiene cólicos, el cogerle en brazos no le calmará demasiado. Podéis probar a darle un masaje en la tripa. El modo que mejor resultado nos dio en su momento a nosotros fue hacer el recorrido de la foto con dos dedos, como si camináramos sobre la barriguita del bebé con los dedos.

masaje colico

Ponerle tumbado boca abajo sobre nuestro brazo y masajearle la tripa también suele funcionar.

colicos-del-bebe

Levantarle las piernas hacia la nariz y bajarlas, doblar y estirar las piernecitas… Notaréis que el bebé está mejor cuando le doblamos las piernas y se las mantenemos encogidas.

culito-bebe

Además de estas cosas, suele ayudarles mucho el calorcito en la tripa. Yo os aconsejo, que si estais tranquilas, le tumbéis sobre vosotras, tripa contra tripa.

Si con todo esto se soluciona, genial.

Como ya he comentado en alguna otra entrada, Raúl tardaba en comer cerca de una hora y después, sobre todo por las noches, no había manera de que se durmiera, por que no era capaz de sacar los gases. El pobre niño lo pasaba fatal, y nosotros también.

Así que decidimos ir un paso más allá. Nos habían hablado de un osteopata que por lo visto trataba con éxito el tema de los cólicos del lactante. Sabíamos de gente que había ido y había sido un fracaso absoluto, y también de otros para los que había sido todo un éxito. Y a pesar del riesgo de perder 100 €, nos decidimos a llevarle.

Fueron dos sesiones, separadas por una semana. He de decir que hasta pasados unos días de la primera sesión, teníamos la sensación de haber tirado el dinero. Pero la verdad es que a día de hoy no puedo estar más contenta de haber corrido el riesgo. En pocos días Raúl empezó a eructar mejor y los gases empezaron a desaparecer.

Después de la segunda sesión, Raúl era un niño nuevo. No volvimos a oirle llorar después de las comidas, ni tuvimos ni una sola tarde más de desesperación.

Si alguna mami necesita saber el nombre del osteopata al que fuimos, que me pregunte, que no quiero que parezca que hago publicidad. Sólo quiero transmitir que hay soluciones a situaciones desesperadas y que no hay necesidad de pasarlo mal.

Yo os aseguro que cuando tenga a mi siguiente hijo/a, iré al osteopata según salga del hospital.

 

 

Suprimiendo la toma nocturna

bebe cuna

Hoy os voy a contar como hemos eliminado la toma nocturna y como nos ha ido.

Como yo expliqué la última vez que hablamos del sueño nocturno, Raúl dormía dos periodos de 6 horas. Le dabamos un biberón a las 2 de la mañana y aguantaba hasta las 8.

Una semana antes de cumplir los 4 meses tuvimos la cita con el pediatra y este nos dijo que el peque ya era mayor para seguir pidiendo por la noche, que a esta edad los niños ya están preparados para dormir más horas y comer cada más tiempo. Además nos metió en la alimentación de Raúl cereales sin gluten y nos explicó que un buen truco para que durmiera más era,en el último biberón, darselos con leche.

Así que así empezamos a hacerlo. A las 12 cuando nos acostamos la primera noche le dimos un biberón con los cereales que el pediatra nos había indicado y rezamos por pasar una buena noche.

Evidentemente no fue así. Las primeras noches Raúl se despertaba a la hora que le tocaba comer, aun que no tuviera hambre, por que había recenado hacía apenas dos horas. Y el resto de la noche estaba algo despistadillo, se despertaba a ratos. Lo que hicimos fue, igual que hasta ese momento, dormirle cuando se despertaba a deshoras.

De esta manera en apenas una semana Raúl se había adaptado y no se despertaba hasta las 7 de la mañana. Despertándose a esas horas estuvo otra semana más o menos, pero siendo persistentes conseguimos que se durmiera hasta las 8:30.

En este tiempo también hemos tenido el cambio de hora, que no se como lo habrán llevado vuestros pequeños, pero a Raúl le ha costado otra semana adaptarse.

En esta semana tuvimos un problemilla, y es que se nos quedó el cargador del intercomunicador en casa de mis padres, así que tuvimos que volver a meter a Raúl en la habitación. Lo hemos tenido dentro apenas 3 días, a pesar de no tener el cargador.

Os explico: En esos días desde el cambio de hora, Raúl estaba descontrolado totalmente, y se despertaba entre 2 y 4 veces por noche. Coincidió que como os digo estuvimos en casa de mis padres y allí el peque duerme con nosotros en la habitación. Así que podeis imaginaros, que cuando el se despertaba nos despertabamos los 3. Y cuando vinimos a casa igualmente, dormiamos todos juntos. Pero cuando se despertaba, no lloraba ni nada, sólo charlaba un poquito y le cogíamos y le dormíamos… Hasta que me dí cuenta que no me necesita para nada. Él se despierta y puede estar en la cuna tranquilamente el tiempo que le lleve volver a dormirse. Lo que pasa que teníendole a mi lado, yo no podía dormir, así que creía que necesitaba mi ayuda para conciliar el sueño.

Cuando me he dado cuenta de que no era así lo he visto claro. Raúl a su cuarto.

Así que le llevamos de nuevo a su habitación hace dos noches, sin intercomunicador, pero evidentemente con las puertas abiertas. Y el resultado ha sido genial.

Es posible que se despierte a media noche, pero el mismo concilia de nuevo el sueño y no protesta en absoluto. Quiero que quede claro que cuando protesta o hace ruidos nos despertamos y le oímos. Os lo digo por que cuando se despierta por la mañana, que lo hace de lo más contento, me entero y me levanto a darle los buenos días.

Así que mis miedos a no oirle por mi déficit auditivo se han disipado y dormimos estupendamente, desde las 12 que le damos el bibe hasta las 9 de la mañana.

Os animo a probar. Mucho ánimo para las primeras noches y paciencia. No tiréis la toalla. Y bueno, intuición, si veis que el pequeño llora cuando hace las 6 horas de que comió es posible que tenga hambre y no esté preparado todavía.