Archivos mensuales: septiembre 2015

Preparación post-parto

La preparación al parto es algo socialmente reconocido, a lo que prácticamente nos obligan a asistir cuando estamos de 30/32 semanas.

Lo que nadie nos enseña y creo que deberían es una preparación al post-parto.

En mi caso apenas pude asistir a una clase de preparación al parto, que he de reconocer que me fue muy útil para controlar un poco el dolor de las contracciones. Lo cierto es que una vez que te enfrentas a ello, te sale prácticamente de manera innata, y lo que no te sale, te lo explica la matrona en el paritorio en un momento.

Pero en cambio, o al menos en mi caso fue así, lo que viene después no sale de una manera tan natural y nadie nos prepara para ello.

Quisiera daros unos consejitos a todas aquellas que lo tengáis próximo y seáis primerizas (las que ya tenéis más hijos estáis preparadas de sobra)

Lo primero de todo deciros que nada va a salir como vosotras esperabais. Eso es algo muy importante a tener en cuenta, muy en cuenta, para evitar sentirse frustrada, culpable o incluso mala madre. Pensad que durante el parto y después de él, las hormonas nos juegan muy malas pasadas, y lo que ahora mismo no supone un mundo para nosotras, en esos momentos puede ser la peor de las catástrofes.

En mi caso, estaba convencidísima de que no quería epidural, que el dolor no me asustaba y al final tuvieron que ponérmela, pero el tema del parto lo tocaremos otro día. Esto os lo pongo de ejemplo, porque lloré a moco tendido cuando tuve que decidir ponérmela, porque no era lo que yo esperaba y me sentía fracasada y culpable por no haber podido llevar a cabo algo que tenía muy claro antes de entrar en la sala de dilatación. Parece una bobada, Pero en esos momentos como os digo, son las hormonas las que se apoderan de nosotras.

Nadie nos explica que dar el pecho no es sencillo ni agradable al principio. Nos venden la lactancia materna como algo muy natural y sencillo. Las matronas nos dicen: “al nacer ponlo al pecho que él solo se va a enganchar y va a comer”. Y esta es una idea preciosa!!! Pero que no siempre funciona.

Dar el pecho puede ser una labor tan dura como el propio parto, sino más. Si tieneis la mala suerte de que el niño tiene una boquita pequeña y tu pezón es grande, o si tieneis los pezones invertidos o si simplemente no sabeis cómo hacerlo y nadie os ayuda u os explica, lo vais a pasar muy mal. Pero no hay que agobiarse, que hay soluciones para todo. Hay unas cositas que se llaman pezoneras, que son mano de santo. Las venden en las farmacias. Con ellas que el bebé sea capaz de mamar es mucho más sencillo y las podemos ir retirando cuando el pecho ya no nos moleste y el bebé haya aprendido a comer.

Es importante tener en cuenta que en muchas ocasiones, el calostro no es suficiente para saciar al bebé recién nacido. Ante la duda yo os animo a que después de darle el pecho, al menos una de cada dos tomas, le ofrezcáis un biberón. Sé que las matronas están en contra, pero es una tontería. El bebé va a seguir mamando perfectamente, porque le gusta mucho más la leche del pecho que la del bibe, y vosotras podéis estar tranquilas porque sabéis que el bebé está bien alimentado.

Veréis que tenéis un motón de madres expertas a vuestro alrededor dándoos consejos, además consejos que muchas veces se contradicen entre ellos y os vuelven locas y no sabréis que es mejor. Lo mejor es lo que a vosotras os parezca, lo que os salga hacer.

Después del parto estaréis agotadas, no os importe dejaros ayudar, que alguien se encargue del bebé mientras vosotras dormís, que es necesario reponer fuerzas para poder estar anímicamente bien.

Y mi último consejo por hoy, y creo que el más importante. Haced lo que sintáis en cada momento, y disfrutad de él. Sobre todo no os angustiéis, porque tenéis que saber una cosa,  el bebé ha estado dentro de vosotras, sintiendo lo que sentíais 9 meses. Y ahora que está fuera, lo siente de igual manera. Si vosotras estáis nerviosas, él va a estar igual.

Es muy importante que confiéis en vosotras mismas.

Somos guerreras, podemos con esto y con mucho más.

Bienvenidas

_DSC3936

¿Acabas de ser madre y te abruman todos los cambios a tu alrededor?
¿Aún no lo has sido, pero estás a punto?

¡Bienvenidas al club!

Me llamo Cristina, soy psicóloga y lo que es más importante, madre desde junio de 2015.
Inicio esta bonita aventura con la intención de ayudar y apoyar a mujeres que, como yo, se enfrentan a la maternidad con muchas ganas, pero con algo de miedo a hacerlo mal; a todas aquellas mujeres a las que no les cuentan las dificultades con las que se irán encontrando por el camino.

Me encantaría que nos ayudáramos unas a otras.
Iros contando mis experiencias, las complicaciones que voy superando y cómo las voy solucionando, así como ayudaros profesionalmente en los “problemillas” que os puedan ir surgiendo.

Por que, para la que no lo sepa todavía, ser madre es lo más difícil y lo más bonito que vamos a hacer como mujeres.

 

Bienvenida, si tienes alguna duda, o algún problemilla con el que quieres que te ayude, sólo tienes que dirigirte a la casilla de Contacto del menú y explicarme tu situación.

La estudiaré y publicaré mis consejos para ti lo antes posible.