Ayudando a Samantha: Angustia del octavo mes

 

febrero 2010 005

“Hola de nuevo Cristina…. ya me habias aconsejado sobre como hacer dormir a mi beba por mucho mas tiempo a traves de la toma nocturna y funcionó…. ahora tengo otro dilema!!!! ya casi cumple los 8 meses… Sigo con la rutina de la alimentación y por mucho que la alimente se despierta desconsoladamente llorando y diciendo maaaaam o maaaaa, pero es como si se asustara, ella duerme en mi habitación pero duerme sola!! asi desde muy pequeñita… no se que esta pasando con ella”

Samantha

Antes de nada darte las gracias por volver a confiar en mi y decirte que me alegro muchísimo de que haya funcionado.

Te explico, que lo que le pasa a tu pequeña es totalmente normal y tiene nombre: Angustia del octavo mes. Te cuento qué es esto y que podemos hacer.

Habrás notado que la pequeña no sólo se despierta más durante la noche, sino que a veces y sin motivo aparente, cuando está con otra persona que no seas tú, de repente llorar desconsoladamente, angustiada, y esto no se soluciona hasta que la coges en brazos. Esta angustia es la mal llamada del octavo mes. No siempre se produce en ese mes, puede aparecer desde el quinto.

Este es un proceso psicológico por el que pasamos todos los seres humanos y que forma parte del desarrollo de nuestra personalidad, por lo que es importante que como padres hagamos todo lo posible por que sea lo más sencillo para nuestros pequeños.

El principal motivo es que el bebe se empieza a independizar, empieza a sentir esa separación de su madre, a moverse más y suele coincidir con el comienzo de la alimentación a base de sólidos. Todo esto hace que el bebé se de cuenta de que su madre y él ya no son el mismo ser, y que hay seres extraños a su alrededor. De hecho es muy normal que si la tienes en brazos te des cuenta que cuando alguien la habla tiende a esconderse en tu hombro.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros pequeños? La única manera que tenemos de echarles una mano es estando dispuestas a consolarles y darles la seguridad que demandan.Es importante para ello nunca irnos sin despedirnos, explicarles que nos vamos pero que volvemos, ya sea si vamos a trabajar o si vamos al baño.

Es bueno jugar con ellos a taparnos para escondernos y destaparnos para que nos encuentren, esto va a hacer que nuestros pequeños entiendan que no pasa nada si nos pierden de vista por un momento. Es bueno también que se sientan especialmente queridos, que les hagamos muchos mimos, muchas caricias, que juguemos con ellos… vamos en definitiva que les dediquemos todo el tiempo que necesitan para sentir esa seguridad que ahora mismo les falta.

Si usa chupete o tiene algún peluche favorito es posible que le siente bien que se lo dejes cerca, para que ella misma en situaciones de inseguridad aprenda a consolarse. Muchas personas te dirán, está creando dependencia a ese trapo/muñeco… no hagas caso, es simplemente un objeto de transición, que le ayudará a superar esta etapa.

Pero sobre todo no debemos dejarle llorar, ya que esto sólo empeoraría la situación, ya que su miedo al abandono se vería reforzado por que mamá no viene.

En tu caso, con los despertares nocturnos, mi consejo es que mientras puedas no la saques de la cuna, simplemente tocala, acariciala, besala, hablalá… incluso si ves que nada de esto es eficaz, pega tu cara a la suya y quedate con ella un poquito hasta que se calme. Si ves que no hay manera, evidentemente, sacala de la cuna. Pero sería preferible no hacerlo para que no se despierte demasiado.

Además, procura quitarle el lado de la chichonera de la cuna por el cual te pueda ver si es que duerme a tu lado, y explicale que estás ahí.

A parte de todo esto, sólo pedirte que tengas paciencia y seas comprensiva, aun que te despierte de noche. Entiende que tiene mucha angustia por la separación, y que eres su todo.